No te cortes, en materia de sexo todos tenemos ciertos deseos o experiencias que desearíamos llevar a cabo con nuestra pareja, lo principal en contarlo y expresárselo a nuestra pareja, para que él o ella sepan que deseamos hacer.

De hecho negarlo es casi mentir. Todos tenemos fantasías, que si pensar que estamos con otra persona, tal vez que somos otra persona. Montárnoslo con alguien desconocido, o por qué no con alguien que conocemos desde hace tiempo pero que ni tan siquiera nos habíamos parado a pensar que nos pudiera gustar.

Lo que sí podemos aprovechar son los contactos sexo que una web especializada en este tipo de contactos nos puede ofrecer. Sobre todo cuando el registro en este tipo de páginas es gratis. Puedes disfrutar de los contactos, de fotos y de vídeos realmente sugerentes. El sexo está precisamente para eso ¿no? para disfrutar.

Las fantasias eroticas son tan naturales como el propio sexo, no todo debe ser llegar besarnos y al coito, orgasmo y listo. Ni mucho menos, eso es solo la parte biológica del sexo, la relación con tu pareja debe ir más allá.

Da igual si lo tuyo es la lancearía, los striptease, el mirar, los masajes, existe un larguísimo etcétera que cada desea realizar. Lo importante es decirlo ya luego os pondréis de acuerdo de si a la otra parte también le gustaría o no.

No todo vale, pero al menos dilo

fantasias eroticasEsa debe ser la filosofía, tu quieres hacer algo, cuéntalo y seguro que si a tu pareja no le apetece eso en concreto haréis otra casa parecida pero que también será algo nuevo e inolvidable. No se deben forzar las situaciones.

Son muchas las cosas que podéis practicar, una de ellas y a todos nos gusta es inventar historias y disfrazaros, meteros en el papel de una situación y unos personajes y llevarla a cabo. Eso del típico disfraz de colegiala o de médico y enfermera a todos nos gusta.

La lencería da muchísimo juego, cómprele algo sexy y pídele que se lo ponga, con solo verla con ese conjunto y como te lo muestra, como se gira o se agacha, verás el paraíso hecho realidad en tu habitación.

Lo juegos eróticos existen multitud de ellos, los dados eróticos, los juguetes sexuales. Pídele que te estimule las zonas erógenas, que se centre en ese oculto punto G o que os embadurnéis en aceite y os deis un masaje sexual rozándoos hasta que os pongáis a mil por hora.

Los juguetes sexuales dan mucho juego en la cama, desde los conocidos vibradores a las bolas chinas pasando por los famosos huevos para ellos. Si tu fantasía es simplemente darle placer a tu pareja con uno de ellos sin pedir nada a cambio, hazlo veras como lo pasáis.

Advertisements